Sueños

Los sueños son algo extraño,  y no sólo hablo de aquellos que contamos al despertar cada noche,  o escribimos en nuestro diario con la esperanza de descifrar su significado más tarde..

Esos sueños son el contacto con nuestro inconsciente y siempre nos hacen reaccionar involuntariamente,  desde el tener un sueño erótico con alguien que ni al caso hasta una pesadilla horrible. Para no hablar de los que se valen del inconsciente colectivo y nos dejan con cara de “what “.

Pero también hablo de los sueños que tenemos concientemente,  aquellos que nos distraen del trabajo o a los que corremos cuando la realidad nos harta, Esos que queremos convertir en proyectos muchas veces aunque otras no  nos atrevemos.

A muchos se les dijo que dejaran de soñar al llegar a la edad adulta, hoy se dice que no, que nunca debes renunciar a tus sueños, en realidad creo que ninguna de las posturas debe seguirse al pie de la letra.

Casi todos llegamos a una edad en la que evaluamos esos sueños,  si son lo que aun queremos, si los alcanzamos, si sentimos que nunca lo haremos,  el resultado es el mismo,  nos dejan ahí, pensando y soñando otra vez.

Creo que la riqueza es la capacidad de reinventarse a partir de esos sueños. y protegerlos.

Por eso iniciaré un proyecto que llamaré cajita de sueños,  haré una caja (por haré significa decoraré)  para poner sueños pequeños en ella, revisándola constantemente y viendo cuales de ellos realizo y cuales no,  es una aventura interesante a mitad de este año,  acepto sugerencias de todo tipo :).

Por cierto, este blog era uno de esos sueños ;

2 thoughts on “Sueños

  1. Nunca se deja de soñar, créeme, solo que lo sueños se transforman conforme pasa el tiempo. No puedes seguir conservando aquellos sueños de tu adolescencia porque ya no eres una adolescente. Los sueños deben de corresponder a tu momento presente para así poder enriquecerte y ser un motorcito en tu vida. Solo así sirven, solo así valen. Aunque reconozco que hay sueños que solo están ahí con la única finalidad de acariciarte el alma. Te lo digo porque yo tengo muchos de esos y los he tenido siempre. Son sueños que no envejecen y que te acompañan fielmente tengas la edad que tengas. Pero, como bien dices, hay que distinguir entre los que pueden volverse realidad y los que sencillamente son lo que son: un necesario “apapacho” interior. Me gusta mucho tu idea de hacer una cajita de sueños y decorarla como te de la gana para así procurarlos y encaminarlos a su necesaria concreción. Mi cajita de sueños siempre ha tomado la forma de un diario inacabable, de las hojas que escribo para no olvidar que es lo que quiero y como lo quiero. Te deseo todo lo mejor para este nuevo proyecto tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *