Pesadillas

Antenoche no pude dormir bien, pues tuve dos pesadillas que me alteraron mucho (en realidad fue una sola pero en dos partes ) y me he quedado pensando sobre esas malas pasadas que nos juega nuestro inconsciente.reflecting

¿No les sorprende que en realidad nunca deja de haber monstruos bajo la cama? Sólo cambian de forma, dejan de ser entes terroríficos para ser situaciones cotidianas que no queremos enfrentar,  la pérdida es la principal protagonista de nuestras pesadillas -de tiempo, del empleo, de un ser querido- aunque también pueden fantasmas,,  y no solo hablo de gente muerta, sino de personas que ya no forman parte de nuestra vida.

Lo cierto es que estos sueños nos dejan desesperados y sin ganas de volver a dormir, yo medito sobre lo que pasa,  pero no siempre resulta.

¿Recuerdan al monstruo come pesadillas del Papalote Museo del niño? Que pena que creo que no está,  me encantaría hacer el ritual de llevarle la que tuve esta semana para que se la trague.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *