La caja de Pandora

Fue intencional.

Tú lo forzaste,  Ese era un asunto enterrado,  Los avances de su lado eran flojos y esporádicos,  mi negativa era radical. Ah pero quieres siempre que se haga tu santa voluntad, ¿no? Por eso me acorralaste para que hablara,  poniéndome el teléfono en la cara y sin moverte hasta que contesté…

Y así,  en segundos se abrió la caja de Pandora en una anticlimática y sutil explosión, imperceptible para el ojo no entrenado. headlights

Te daré un pequeño consejo,  ten cuidado con lo que deseas porque podría cumplirse,  mejor medita bien,  es más, haz tu petición en verso, así a huevo tienes que escoger y medir tus palabras.

Sigue por lo pronto pensando que no pasa nada, que todo está tranquilo,  sonríe como el gatito que atrapó al ratón,  por favor, disfruta tu victoria, celebra con una taza del mejor café, o del vino más fino,  regodéate en ese triunfo. Festeja e ignora esas sombras que  en la penumbra juegan el juego de la lujuria,  discretas,  revoloteando y jugando con fuego, total, las consecuencias podrían ser apocalípticas,

2 thoughts on “La caja de Pandora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *