El juramento inquebrantable

Atacar el ministerio y retirar una profecía, eso era un excelente plan para la noche.. no ahora, cada que cerraba los ojos lo único que veía era a Kerry, en el piso, con heridas, heridas que él infligió. Ella era lo único que él deseaba salvar de su vida fuera de los mortífagos, jamás imaginó que sería miembro de la Orden del Fénix. Pero ahora que lo pensaba tenía lógica. Sobretodo después de lo de sus padres. Por supuesto que Barty no sentía culpa, ellos estorbaban para los planes del Señor Tenebroso. Pero si le dolía cuando ella lloraba recordando lo ocurrido. Claro que ahora ella tenía un nuevo recuerdo terrible asociado a la Marca… Incluso él tenía uno ahora.
Desde una tumba cercana Regulus observaba a su primo. Jamás elegiría pasar el tiempo en un cementerio como opción personal, pero este era conveniente. Protegido por tanta magia los hacía indetectables a muggles y magos, ni siquiera Voldemort los podía encontrar aquí, solo los varones Black tenían acceso y eso para él era una bendición, cada vez soportaba menos a la loca de su prima.
Algo le pasaba a Barty, normalmente se pavoneaba después de una misión sin importar el resultado. Ahora estaba temblando sentado tras una lápida, sacudiéndose y con la mirada fija en su mano 
-¿Qué sucede? – Dijo Regulus al fin con una nota de molestia en su voz -por lo regular estarías hablando sin parar sobre la mirada de terror de los magos que sometiste y sobre como te gustaría que tú papá te viera torturando a sus empleados.
Barty levantó el rostro y Regulus ahora lo estudiaba sorprendido y con curiosidad, no veía esa cara desde que eran niños.
-¿Remordimiento? Tú? ¡Eso si es una sorpresa! No tendrías porque 

-Hoy lo perdí todo- fue la respuesta de Barty-

Exageras- Respondió Regulus- aún con la emboscada la misión se logró y tú mataste a un mago mestizo y dejaste muy mal herida a una bruja según supe- jamás lo confesaría, pero Regulus odiaba ese derramamiento de sangre mágica, le parecía una tragedia, fue lo que detonó su decepción de Voldemort

.-Ese es el problema- admitió Barty- esa bruja es el problema 

-¿Te reconoció? ¿Temes que te delate? – en su mente Regulus comenzó a planear como desmemorizarla pero su primo lo interrumpió
-Me reconoció, no me delatará…-suspiró -era Kerry
Eso sí era una sorpresa, por supuesto que Regulus sabía de quién hablaban, Cerridwen McAllister, desendiente de los Llewellyn, una de las familias sangre pura más antiguas de Escocia, su primo llevaba tiempo saliendo con ella, solo un flirteo inocente para pasar el tiempo, Barty era incapaz de enamorarse.
-Ya veo- dijo Regulus sin inmutarse – así que es miembro de la Orden…¿Lo sabías?
Barty negó -lo descubrí hoy, cuando estuve a punto de matarla- su voz se quebró, sus ojos enrojecieron. Regulus aún no lo notó.
-Bien, entonces será más fácil desmemorizarla,  y te sugiero que ya no la veas, le diremos a Dolohov

-NO LE DIREMOS A DOLOHOV NADA- Barty se levantó furioso – nadie, NADIE va a tocarla, ¿entiendes?
-NO seas dramático- respondió Regulus con fastidio- no podemos arriesgarnos
-Dije que nadie- ya no gritaba pero su voz era firme – Dolohov es un bruto, no lo quiero cerca de ella. ¿No lo entiendes? Quien me dijo cómo escapar fue ella, es ella quien salvó  nuestra misión, ella traicionó a su gente para salvar mi vida- jadeaba y se veía el esfuerzo que hacía por controlarse.


-Por mucho que ahora esté de nuestro lado es mucho riesgo- reiteró Regulus- no podemos

-NO nos hará daño y nadie la va a tocar. Fin de la discusión

–¡Piensa Barty! Hay mucho en riesgo como para dejarla pasar solo porque es la mujer que te gusta.
-¿Me gusta? Idiota.- Barty sacó su varita y murmuró -Expecto Patronum
De la punta de su varita emergió un ave, majestuosa que voló pintando de plata la oscuridad de la noche. Voló por todo el lugar y se desvaneció.Un patronus, eso si no lo vio venir Regulus, era sabido por todos que los mortífagos eran incapaces de conjurar uno, mucho menos corpóreo. No tenían la habilidad, no eran capaces de amar. Y este niño no solo tenía un patronus corpóreo, era un ave, la bruja era Ravenclaw, no era de sorprender que la representara así.

-wow- Regulus se sentó al pie de una tumba – en serio… la amas, y yo pensé que solo te entretenías con ella.


-Ni yo sé cómo pasó- admitió Barty, y por un momento Regulus creyó ver al niño que alguna vez fue dulce y amoroso con su madre -Kerry saca lo mejor de mí, cuando estoy con ella quiero ser alguien de quien ella se enorgullezca.

-Deja todo esto- Regulus iba a corresponder la confesión hablando de su secreto pero Barty lo interrumpió

-Jamás, mi lealtad es con el Señor Tenebroso

.-Pues veo complicado que puedas seguir como hasta ahora, dudo que Cerridwen quiera saber de ti

-Lo sé, pero eso no importa- su tono volvió a ser ansioso.- lo que importa es que no quiero que le pase nada, hoy pude salvarla pero … No- su tono se volvió enérgico- aunque ella no quiera volver a verme yo la voy a cuidar, no voy a permitir que le pase nada

.-NO puedes vigilar la todo el tiempo y menos puedes asegurar que seguirás aquí si sigues haciendo todo lo que el Señor Tenebroso pida!- Regulus ya no podía ocultar su decepción y su miedo, pero no sé iba a doblegar, él haría todo lo posible por verlo caer. Barty no notó nada, sin embargo miraba a su primo con esperanza

.-Reggie, por favor prométeme que si algo me pasa tú cuidarás de ella

.-No- sin emoción alguna, por lógica Regulus iba a decir que no, ningún lazo lo ligaba a esa bruja así que no tenía intención de cuidarla, sobre todo porque la conocía lo suficiente para saber que tarde o temprano haría algo estúpido

-Por favor-insistió Barty- no confío en nadie más que tú, tú tienes más posibilidades de sobrevivir en una misión que yo- le costaba trabajo admitirlo, pero era cierto, la prudencia de Regulus les había salvado el trasero varias veces.- No te lo pediría si no fuera importante, pero de verdad jamás me he sentido así por una mujer, y mira que sabes mi historial.Citas de una noche, noviecitas de una semana, dos chicas a la vez… Ahora que lo pensaba con Cerridwen llevaba un año y siendole fiel… Y estaba jurando protegerla aún si ella lo odiaba. El sentimiento era real.


-Está bien- dijo derrotado- pero no hagas nada estúpido para que yo no tenga que cuidar a esa bruja loca.

-Hagamos el voto inquebrantable

-Te di mi palabra, ¿No es suficiente?

-La llamaste loca

-Lo está

-Regulus por favor! Nunca he Sido más serio en mi vida. Y no mentía, incluso Regulus podía ver que había algo extraño en su mirada. Suspiró, tomó su brazo y la varita, esta se encendió y lanzo un lazo de fuego que amarraba a ambos

 -Yo, Regulus Arctorus Black prometo ante Bartemius Crouch Junior, que si algo le sucede que le impida hacerlo, cuidaré y protegeré a Cerridwen McAllister de todo mal, asimismo cuidaré su vida y su sangre .La flama se apagó y Barty le sonrió agradecido.

2 thoughts on “El juramento inquebrantable

  1. Muy, muy bien. Me alegro mucho de que tu también hayas regresado a las andadas 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *