De confesiones de amor y momentos de cambio

Current mood: nostalgic
Current music: Il tempo stesso/Franco Battiato e Tiziano Ferro (oddly accurate)

Me sorprende como lo recuerdo todo fijamente, como si hubiera sido ayer,  me niego a decir cuantos años han pasado, pero literalmente diré que una vida entera.

El verano anterior fue el que marcó la dinámica,  recuerdo la lluvia, los besos, tu cuerpo junto al mío, recibirte…  las noches en Cuernavaca. Y luego la llamada, la noticia recibida  y fingir fuerza y que no importaba. Recuerdo que tu desapareciste, jamás -JAMÁS- diste la cara, hasta ese día que no tenías opción.

Tú no fuiste precisamente discreto, la misma voz me dijo que ese día iba a ser importante para mí, significaba una victoria, la consecución de un objetivo que me había llevado años,  al que por amor renuncié, cosas así, ya sabes.

Y luego ella,  tu novia, más joven que yo, con un aire de importancia inadecuado e innecesario, sólo porque estaba ahí, en el lugar de tu pareja, el lugar que me pertenecía y que yo no supe o no quise reclamar, ¿sabías que dejé una relación de tres años por ti? Ya se había ido al carajo, pero tu fuiste quien me dio la fuerza y la ilusión para terminarla.

Ese día pudo ser increíblemente molesto,  pero la verdad es cada agresión de ella me daba fuerzas para seguirte acorralando a que me dijeras la verdad, algo que yo sabía naturalmente,  pero necesitaba oírlo de ti.

Y llegó la noche,  y la lluvia y la fogata, y la sacudida física y emocional,  yo sabía, yo acepté el juego, y aunque suene extraño disfruté cada caída,  cada golpe,  el frío…. “ya falta menos” pensaba. Y luego me quedé sola, y llegaste a liberarme, tu y yo solos,  yo ciega, sin más remedio que sentir, sentir tus manos acariciando las mías,  escuchar tu voz confesando,  poner una carta en mi pecho. Recuerdo mis lágrimas cayendo y el sabor salado sobre mis labios, recuerdo lo dulce de tu voz y recuerdo muchas otras cosas y mientras escribo estas lineas estoy reprimiendo el impulso de llamarte por teléfono,  porque tu y yo vamos  y venimos, somos dos navegantes que siempre tendrán un puerto en común, la prueba fue hace un año, cenar, estar juntos,  amarnos y seguir con nuestras historias,  y sospecho que así será,  como cometas que visitan nuestros mundos de vez en cuando.  Pero siempre tendré esa noche como una de las más mágicas de mi vida y siempre te agradeceré porque aunque las cosas sean así y nunca estemos juntos, eres quien siempre se ha preocupado por hacer las cosas sin romperme el corazón,

Somos como esas dos flechas que van separadas y se juntan en un mismo punto.  Hasta el próximo encuentro.

1 thought on “De confesiones de amor y momentos de cambio

  1. Hermoso texto y muy sentido. No debió de ser fácil y sigue sin serlo, por lo que leo, pero finalmente la vida es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *